Durante sus años de competición en el kartismo mexicano, Bautista era un asiduo visitante de esos tres escalones con los que sueña todo piloto la noche previa a la competición.

Eran años en los que al igual que hoy el piloto era apoyado por un equipo fuerte, experimentado y profesional, pudiendo hacer con comodidad lo que más sabe que es pilotar con una enorme confianza ya que desde los tres años se había fogueado en distintas clases de gokarts.

En su ingreso al automovilismo deportivo le costó un poco al comenzar ya que mecánicamente el auto que el equipo le entregó no estaba a la altura de los competidores durante 2018 y como piloto Bautista estaba de alguna manera adaptándose al hacer sus “primeras armas”.

El primer podio para el equipo llegó con un tercer puesto compitiendo con el VW Gol en 2019 y realmente fue uno de los momentos más felices de la vida del piloto.

Más tarde compitiendo con el nuevo auto –Chevy- el piloto logro mantener una importante continuidad llegando en segundo puesto en la primer carrera y luego ganando cuatro competencias seguidas.

Hoy Bautista Cestau Liz cuenta con un equipo muy preparado con una enorme experiencia con el que se augura nuevamente alcanzar alguno de esos tres escalones en las próximas competencias.